VERONA, SIN ROMEO NI JULIETA

PORTADA | Verona, Romeo y Julieta. Ese trío amoroso está patente en cada una de las adoquinadas ciudades de la ciudad. No por reclamos turísticos sino por la aberración visual de candados “del amor” que invade cada rincón. Pero ajena a esta imperfección que afea (ligeramente) su gran belleza, Verona se yergue imponente e invita a conocerla sin tener que acordarte de Romeo y Julieta a cada minuto.

LAS MEJORES VISTAS | CASTEL SAN PIETRO. Utilizar el funcicular solo cuesta dos euros y te permite tener a Verona a tus pies con las vistas que ofrece el Castel San Pietro.

LAS MEJORES VISTAS | CASTEL SAN PIETRO. Utilizar el funicular solo cuesta dos euros y te permite tener a Verona a tus pies con las vistas que ofrece el Castel San Pietro.

Empezando por su anfiteatro romano del año 30 d.c. Él te da la bienvenida al casco histórico de la ciudad. Si tienes la suerte de coincidir con alguna de las óperas que se organizan en su coso ni te lo pienses. Si no, simplemente visítalo y disfruta de su excelente conservación.

Desde allí nace la comercial via Mazzini que conduce a la Piazza delle Erbe. La plaza con más encanto de Verona y que está flanqueada por palacetes, fachadas con frescos de impresión, la columna de San Marco y la torre de los Lamberti. Un buen lugar para entregarse al dolce far niente de sentarse en una terraza y ver cómo gira el mundo. O para sucumbir a otro de los placeres que nos tiene guardada la ciudad de Verona: su gastronomía. Bien sea a base de los bigolis (típica pasta de Verona similar a un espagueti) de Al Duomo, los risottos de Al Pompiere o de la extensa carta de vinos (necesitarías varias vidas para poder probarlos todos) de La Bottega dei Vini.

Després de este atracón no se nos ocurre nada mejor que cruzar el Ponte di Pietra y rebajar la comida ascendiendo (aunque sea en funicular) hasta el Castel San Pietro. Verona a tus pies. Belleza máxima y sin necesidad de ningún candado. Ni de recurrir a Romeo y Julieta.

EL TERCER ANFITEATRO DEL MUNDO | L’ARENA. Después del Coliseo de Roma y el anfiteatro de Capua, L’Arena de Verona es el más grande ya que tiene una capacidad de 30.000 espectadores.

EL MEJOR RISOTTO | AL POMPIERE. Al Rompiere ofrece un risotto de brócoli con trufa por el que ya vale la pena viajar hasta Verona.

‘LA PIAZZA’ | PIAZZA DELLE ERBE. Es la plaza más antigua de Verona, centro económico y político en época romana y en la actualidad está considerada una de las más bellas del mundo.

Deja un comentario