UNA LAGUNA Y UN RÍO SUBTERRÁNEO ÚNICOS

ESCAPADA | A las puertas de la castellonense sierra de Espadán podemos maravillarnos con tesoros acuáticos únicos, como la laguna de la Dehesa (Soneja) o el río subterráneo de las grutas de San José (Vall d’Uixó). Uno más virgen y otro más turístico, pero ambos merecedores de una escapada de fin de semana.
La Laguna de la Dehesa, de Soneja (Castellón), es la única laguna de montaña de la Comunidad Valenciana.

La Laguna de la Dehesa, de Soneja (Castellón), es la única laguna de montaña de la Comunidad Valenciana.

NO TE PIERDAS: LA LAGUNA DE LA DEHESA

Silencio, una verde laguna que cambia de tonalidad dependiendo del sol, y una vegetación diferente para cada estación. Así es la única laguna de montaña de la Comunidad Valenciana y se esconde en Soneja (Castellón). No en el pueblo, sino entre pinos, alejada del escaso ruido de los pueblos que la rodean: Soneja, Algar de Palancia y Azuébar.

A pesar de ser única no es muy conocida y esta laguna  de la Dehesa tiene mucho que ofrecer. Es una microreserva de flora en el que destaca un bosque de pinos capitaneado por un pino piñonero de enormes dimensiones junto al mirador desde el que alcanzar toda la laguna. También fue cuna de nuestros antepasados del Paleolítico que aprovechaban la caza y frutos cercanos a la laguna. Y, sobre todo, albergó una cantera de piedras de molino. Paseando por los alrededores, siguiendo las indicaciones que llevan hasta la Peña la Cagá, se pueden ver algunas de esas piedras abandonadas y en las que es fácilmente apreciable el esfuerzo que podía suponer labrar estas grandes moles (conocidas localmente como “ruejos”) y trasladarlas hasta algún molino. Para finalizar la visita, un buen mirador es el de la Peña de la Cagá en donde se aprecia las sierras colindantes a este secreto de la Sierra de Espadán.

 CÓMO LLEGAR: Desde los tres pueblos se puede acceder, pero optamos por la opción más cercana a Azuébar. A 1,5 km del pueblo en dirección La Vall d’Uixó toma una carretera a la derecha, el camino de Almaroz. Dos kilómetros más adelante, a la izquierda,  nace una pista asfaltada que se convierte en tierra en pocos metros. Esta nos conducirá en 2,5 km hasta la meseta en donde se encuentra la laguna. Aparca junto a la valla que te impide que continúes el paso.

Las barcas recorren en hora y media las cuevas de San José.

Las barcas recorren en hora y media las cuevas de San José.

MUY CERCA DE ALLÍ… LAS GRUTAS DE SAN JOSÉ

Nunca es tarde para redescubrir una maravilla natural como las grutas de San José, en la Vall d’Uixó (Castellón). Aquí habita el río subterráneo navegable más largo de Europa en el que probablemente fuiste de excursión de pequeño y que sigue intacto.

Merece la pena adentrarse en él, navegando sus tranquilas aguas y asombrarte con cómo lo ha modelado el paso del tiempo y el agua filtrada, gota a gota. Estalactitas, estalagmitas, el eco de una gota al caer… Una obra de la naturaleza con miles de años de historia y de la que puedes disfrutar en visitas guiadas. Más información en www.riosubterraneo.com.

La brocheta con salsa de mostaza de la Tapería Nostre Bar.DÓNDE COMER: TAPERÍA NOSTRE BAR

Plaza Gran valencia, 2. Torres Torres (Valencia). Tel. 962 626 300

Cerca de allí se encuentra Torres Torres, un pueblo dominado por un gran torreón que invita a la curiosidad. Y así es como conocimos el Nostre Bar, una tapería escondida dentro del típico bar de pueblo sin pretensiones. Y digo escondida porque es difícil esperarse los platos que desfilan de la cocina: hojaldres de morcilla sobre mermelada… LEER MÁS.

La habitación les Mamelletes tiene vistas a dos montañas de las estribaciones del P.N. de la Sierra de Espadán.

La habitación les Mamelletes tiene vistas a dos montañas de las estribaciones del P.N. de la Sierra de Espadán.

DÓNDE DORMIR: EL SECANET

C./ Torres Torres, 25. Algímia d’Alfara (Valencia). Tel. 962 626 527 www.elsecanet.com. Desde 90€

El calor de un hogar convertido en un hotel con encanto. Es la sensación que te aborda nada más entrar en el hotel boutique El Secanet. Gemma y Salva han hecho de su casa un refugio rural para unos huéspedes que repiten año tras año. Y ya llevan diez en esta aventura que empezó con dos habitaciones, y que ahora presume de 4. Eso sí, amplias y… LEER MÁS. 

Deja un comentario