GILI AIR, LA ISLA DEL SILENCIO

PORTADA | Cantan los gallos. Es de día. Se despierta Gili Air, la más oriental de las tres islas Gili a escasa distancia de Lombok (Indonesia). Poco a poco los caballos que cargan en sus carruajes con turistas van recorriendo las polvorientas calles. De vez en cuando se cruza alguna sigilosa moto eléctrica, y muchas bicicletas. No hay ningún otro ruido que amenace el silencio de esta isla. No existen los vehículos a motor. Tampoco el asfalto. Y menos las prisas. 

Arenas coralinas de Gili Air (Indonesia).

Desarrollada para el turismo pero nada masificada (todavía), Gili Air es tan pequeña que puedes darle la vuelta en menos de dos horas caminando. Bordeando esas playas de arenas coralinas blancas. Teniendo como máxima preocupación si tumbarte en la cabaña de bambú o, un poco más allá, en las camas balinesas de otro restaurante.

Gili Air es el destino perfecto de playa para los desencantados con las playas balinesas (que nadie dijo que fueran bonitas) o aquellos ávidos de tranquilidad, playa y buceo. Muy cerca de la costa puedes ver tortugas. Por las calles: ranas, vacas y gallos. Cae el sol. Con la noche hay caminos en donde llegas a entender la palabra oscuridad, donde las estrellas bastan para iluminarte las siluetas de las palmeras. Es hora de dormir hasta que los gallos canten de nuevo en la isla del silencio.

EL CINTURÓN BLANCO | PLAYAS DE GILI AIR. Las playas de arenas coralinas bordean a la pequeña de las islas Gili, la más atractiva para los que van buscando tranquilidad, playa y buceo.

EN BARCO | DESDE BALI Y LOMBOK. La única manera de acceder a la isla Gili Air es en barco. Desde Bali puedes llegar en hora y media con una embarcación rápida.

Los taxis en Gili Air están tirados por caballos.

A CABALLO | EL TAXI DE LAS GILI. Un caballo tirando una carreta es lo más parecido a un taxi que verás en Gili Air, ideal para cuando desembarcas con tus maletas.

 

Deja un comentario