EL TEIDE, BELLEZA DE ALTURA

PORTADA | Probablemente hayas estado. Aunque fuera de viaje de fin de curso en el colegio. Pero es hora de volver. Tenerife es mucho más que esa imagen que tenemos en el subconsciente (si algo queda del recuerdo de aquel viaje empapado en alcohol). Tiene un encanto natural especial, con paisajes de ensueño y muy diferentes entre sí. Y si un lugar de la isla merece ya las tres horas de avión hasta Canarias es el que te lleva al techo de España: el Teide.

EL ROQUE DE LOS BILLETES DE 1.000 PESETAS. Si no eres de la generación de la EGB es probable que esto te suene a viejuno o incluso a chino. Pero sí, antes del euro había otra moneda.

EL ROQUE DE LOS BILLETES DE 1.000 PESETAS. Si no eres de la generación de la EGB es probable que esto te suene a viejuno o incluso a chino. Pero sí, antes del euro había otra moneda.

Este Parque Nacional es el más visitado del territorio nacional y segundo de Europa. Por algo será. Llegar hasta esos 3.718 metros tiene regalos en la carretera como pasar de un paisaje repleto de inmensos pinos canarios, atravesar una intensa niebla, sobrevolar un mar de nubes con un cielo azul intenso y llegar a unos paisajes volcánicos con carreteras hechas con tiralíneas que desaparecen en el momento más inesperado.

Y es ahí, cuando las rocas en equilibrio como el famoso Roque Cinchado (el que aparecía en los billetes de 1.000 pesetas) y los tajinastes rojos te desmontan. De otro mundo. Tan oníricos que esperas a que alguien grite “¡Acción!”. Pero es real.

Tanto como el ascenso a lo más alto gracias a un teleférico, la bajada de temperaturas que supone llegar a la cima y esas vistas en las que se vislumbra algún pico de las vecinas islas. Y es en ese momento, a más de 3.000 metros cuando te das cuenta de todo lo que te habías perdido.

CARRETERAS QUE DESAPARECEN. En cualquier punto verás que el asfalto es lo único que rompe la paleta cromática volcánica, entre rojos, ocres y amarillos.

EL TAJINASTE ROJO. Esta planta endémica de Tenerife y La Palma destaca en el paisaje del P.N. del Teide

MAR DE NUBES. Cuando asciendes hasta el Parque Nacional atraviesas esas nubes que, más tarde, admirarás bajo el bosque de pinos.

Deja un comentario