EL MEJOR TREKKING DE ISLANDIA

PORTADA | No hay mejor manera que conocer un país andando, pausadamente, impregnándote de su naturaleza y países como Islandia te brindan la oportunidad de hacerlo de la manera más pura. Esta ruta de varios días te hará enamorarte de Islandia.

1.- Landmannalaugar-Hrafntinnusker (12 km). Junto a nuestra guía Inga y catorce compañeros de diferentes nacionalidades: canadienses, estadounidenses, suizas, alemanes…un par de catalanes nos disponemos a adentrarnos en una de las zonas más bellas de la isla, a la vez que inaccesible.

Tres horas en un autobús con neumáticos todoterreno nos adentran desde Reikiavik hacia Landmannalaugar. Una vez allí, disfrutamos de un rápido, más bien fugaz, baño en las aguas termales de un riachuelo y nos ponemos en marcha.

Una vez pasas el campo de lava el escenario es irreal. Las montañas tienen infinidad de colores y fumarolas saliendo de los lugares más insospechados. Para acabar la jornada, y llegar bien cansados y cagados al refugio, atravesamos una lengua de hielo casi en la cima de una montaña con suficiente inclinación para caer y llegar hasta abajo, muy abajo, pero abajo del todo, y no contarlo. Por cierto, poco antes de llegar allí vemos la tumba de un chaval de 25 años en medio de la montaña. Se ve que una tormenta le pillo allí, y no salió para contarlo. El refugio no tiene duchas y el parte meteorológico para el día siguiente no promete.

2.- Hrafntinnusker- Álftavatn (12 km.).Parece que el tiempo no va a ser tan malo como avanzaban en el informe meteorológico  Sólo está nevando en pleno mes de agosto, y las temperaturas rozan los cero grados nada más despertarnos. Bueno, también empieza a llover, y el viento sopla entre 30 y 50 km./hora. ¿Se puede pedir algo más para dificultar el camino? Sí, montañas de barro en las que clavarte hasta los tobillos.

La verdad es que este trekking, cómodo en condiciones normales, se convierte durante la jornada de hoy en tedioso y cansado por culpa de la lluvia. Menos mal que llevamos pantalones de agua. Si no, sería impensable continuar. Hasta los guantes de nieve están completamente calados. De esta manera, llegamos a la cabaña ubicada junto a un enigmático lago cubierto de niebla.

3.- Álftavatn- Emstrur (16 km.).Parece que el cielo nos dará una tregua, y menos mal. Es la etapa reina, la más larga, donde los verdes picos conquistan los horizontes, las lenguas de glaciar acechan más cercanas y los desiertos negros (de restos volcánicos) esperan que hinques tus botas.

Por supuesto, tanto glaciar conlleva miles de riachuelos. Algunos fácilmente evitables, otros que se pueden saltar, también los hay en los que debes arremangarte los pantalones y pasarlos como buenamente puedas y, por último, otros en los que el agua te llega por la entrepierna y la mejor solución es quedarte en ropa interior y pasar en grupos de 4 para que no se te lleve la corriente. Se me olvidaba un pequeño detalle, el agua baja directamente del glaciar. Fresquita, fresquita. Ver a desconocidos abrazados en semicueros cruzando ríos congelados por amor al arte es impagable. La jornada de hoy acaba con soberbias vistas del cañón de Markarfljót. ¡Espectacular!

4.- Emstrur- Thorsmork (15 km.). Nada más comenzar nos comentan el mapa de vías de emergencia en el caso de que el volcán que hay bajo el glaciar Mýrdalsjökull despierte. La verdad es que no es nada esperanzador que te lo digan pero hay que ser conscientes del peligro de la zona. La jornada transcurre siguiendo el cañón de Markarfljót, vadeando más ríos y viendo los famosos bosques de Thor. Diminutos, pero son los únicos bosques de los que pueden presumir los islandeses. La isla está bastante pelada, ni un solo árbol, hasta el punto de que ellos mismos se mofan diciendo que si te pierdes en un bosque de Islandia lo que debes hacer es ponerte de pie. Así que ver estos pequeños arbustos se agradece en medio de tanto paisaje volcánico y árido. Junto a ellos se halla el refugio de Thorsmork. El mejor de todos, y con unas instalaciones de nota.

5.- Thorsmork.Si con los 55 km. de caminata, que han sido 60 según un GPS de un compañero alemán,  no hemos tenido suficiente, hoy pasamos la mañana subiendo a un pico desde el que se divisa muy cercana la lengua del glaciar Mýrdalsjökull. Tres horitas con las que acaba esta ruta de trekking bastante bien indicada y para (casi) todos los públicos. Toca volver a Reikiavik.

Deja un comentario