DJURGARDEN, EL PARQUE REAL DE ESTOCOLMO

PORTADA | Al este de la Ciudad Vieja de Estocolmo se encuentra el parque real de Djurgarden. En esta isla verde encontrarás los principales valores turísticos de la ciudad. Desde parques de atracciones, a museos al aire libre o el fantástico mundo de Pippi Calzaslargas. 

IMG_9287

Bosques, jardines, museos y parques de atracciones definen a esta isla que es un parque real. Parece mentira que estemos en la capital de ninguna ciudad cuando el verde lo envuelve todo. Para llegar a ella puedes hacerlo bien a través de un tranvía que nace en la Segelstorg o bien con el autobús 47, ambos cerca de la Estación Central.

Si decides acceder en tranvía verás que cada una de las paradas es un atractivo turístico. En Junibacken recrean el mundo fantástico de la literatura de Astrid Lingren y podrás sentirte como Pippi Calzaslargas. En el Nordiska Museet (www.nordiskamuseet.se) te podrás maravillar con el majestuoso castillo renacentista que lo alberga y, por supuesto, las más de un millón y medio de piezas de historia de la cultura sueca. En el popular parque de atracciones Grona Lund Tivoli (www.gronalund.com) podrás empaparte de un ambiente más propio de los años 80 que del siglo XXI. Pero las verdaderas joyas de Djurgarden son el Vasamuseet y Skansen.

IMG_9340

El Vasamuseet (www.vasamuseet.se) es un museo monográfico a medida de un navío de guerra, el Vasa, que construyeron en 1628 con un error de cálculo que provocó que el barco volcara y se hundiera con sus 100 marineros. Y digo “a medida” porque el barco lo recuperaron del fondo del mar y luce con esplendor sus 69 metros de eslora en la sala principal del museo.

IMG_9294

Pero donde realmente disfrutarás e incluso podrás pasar el día sin prisas es en Skansen (www.skansen.se). Un parque temático al aire libre, que data de 1891, donde podrás ver cómo era la vida en diferentes puntos de Suecia, tanto geográficamente como en el tiempo. Humildes cabañas, suntuosas casas, granjas, tiendas de ultramarinos de los años 50, la trastienda donde vivían los tenderos… Y todo atendido por actores ambientados de la época y dispuestos a responder todas tus preguntas. Tan bien montado y tan creíbles resultan los personajes que hace que por momentos te olvides de que estás en un museo de historia. Eso sí, al aire libre y con unas vistas privilegiadas de Estocolmo desde las alturas.

Deja un comentario