CUEVAS DE LUOYANG, 100.000 BUDAS JUNTO AL RÍO YI

NO TE PIERDAS | Un cielo plomizo asfixiante y el molesto ruido de las chicharras nos dan la bienvenida a las cuevas de Longmen. Si no fuera por la belleza del lugar, que todo lo matiza, es difícil recordar un día donde el calor te estrangule con más fuerza. Este conjunto de estatuas religiosas está situado junto al río Yi, cerca de la ciudad china de Luoyang. A mitad de camino entre la capital Beijing y Xian (y sus famosos guerreros de terracota), es una parada perfecta en la que hacer escala después de pasar la noche recorriendo en tren esta parte de China.

Este sistema de cuevas fue iniciado por los gobernantes budistas de la dinastía Wei del Norte (386-534 d.c.) y se extiende a lo largo del río Yi. En tan solo un kilómetro, y de muy fácil acceso, hay cerca de 2.000 grutas y 100.000 estatuas. Algunas de escasos metros cuadrados. Otras descomunales como la de Fengxian Si, la cueva de la Flor de Loto o la cueva de los Diez Mil Budas.

La escalinata que conduce hasta Fengxian Si es tan impresionante como la cueva en sí. Allí las dimensiones son desproporcionadas y te hacen caer en la cuenta de que estás en un sitio único. Pocos lugares acaparan tanta belleza en tan solo un kilómetro como las cuevas de Longmen.

LA MONA LISA DE ORIENTE | BUDA VAIROCANA. Los 17 metros del Buda Vairocana, en la cueva Fengxian Si, y su enigmática sonrisa le han valido el sobrenombre de la Mona Lisa de Oriente.

LA CUEVA MÁS GRANDE | FENGXIAN SI. Es la cueva más grande del complejo y es del año 675 d.c.. Desde el otro margen del río se puede observar en todo su esplendor, a pesar del turbio día, la gran escalinata que conduce a ella.

APLASTANDO EL DEMONIO | EL REY CELESTIAL. El Rey Celestial que sostiene una pagoda mientras aplasta con su pierna a un demonio es una de las estatuas más destacadas del complejo.

UNA MONTAÑA DE CUEVAS | DESDE LAS PAGODAS. A punto de abandonar el complejo, ya por la orilla este del río Yi sube una escalinata entre pagodas. Desde allí podrás hacerte una idea de la grandeza de las cuevas de Longmen.

Deja un comentario