10 RINCONES PARA ENAMORARSE DE DUBROVNIK

48 HORAS | Es decir Croacia y piensas en Dubrovnik. ¿A que sí? Una villa fortificada con unas imponentes murallas declarada Patrimonio de la Humanidad. Pero detrás de la antigua Ragusa y sus deslumbrantes calles hay un pasado bélico que le hizo recibir 2000 bombas en la guerra de los Balcanes. Pocas cicatrices quedan de aquello en esta Perla del Adriático, y lo vamos a descubrir en 48 horas.

DÍA 1 |13:00 – STRADUN, LA GRAN CALLE

Dubrovnik es una ciudad amurallada con una gran avenida que la atraviesa de oeste a este. Es la Stradun, que une las dos puertas con sus respectivos puentes levadizos que antiguamente subían cada noche. Recorremos su pavimento calizo, siempre deslumbrante, al ritmo pausado que se merece, ya que este paseo te conduce por delante de grandes atractivos turísticos como la monumental fuente de San Onofrio, la iglesia de San Blas y el Palacio Sponza, de estilo gótico-renacentista y uno de los más bellos de Dubrovnik.

14:30 – ESCALERAS… Y A COMER

En la parte norte de la Stradun vemos aparecer multitud de escalinatas que suben hasta la parte alta de Dubrovnik. Una de las estampas más fotogénicas de la ciudad. Subir por ellas, curiosear y ver como los faroles se solapan y las ropas tendidas se interponen es casi una obligación antes de llegar a la estrecha calle de Prijeko que, paralela a la Stradun, está repleta de restaurantes de todo tipo. A veces incluso taponando directamente la puerta de una iglesia.

17:00 – PUERTA DE PLOCE

La puerta más oriental de la ciudad amurallada de Dubrovnik se llama Ploce. Ésta es la más importante ya que en la época de la República de Ragusa era por donde llegaban las caravanas de Oriente. El conjunto lo componen dos puertas interiores románicas y una tercera exterior de la época austríaca. Cruzarla te ayuda a hacerte una idea de la fortificación de esta ciudad croata. La puerta está coronada con un busto del patrón San Blas.

20:00 – ¿MOJITO EN LA PLAZA O EN LA MURALLA?

Cae la tarde y las plazas se empiezan a llenar de visitantes con ganas de hace un alto, de sentarse, de contemplar la belleza de esta ciudad allá donde mires. Un buen lugar para hacerlo es frente al Palacio del Rector. Allí está el café Nonenina (Pred Dvorom 4), con más de 180 cócteles y diferentes bebidas para rematar el día. Muy recomendables sus mojitos. Si se quiere contemplar la puesta de sol es mejor ir hasta el Café Buza, situado fuera de la muralla meridional sobre unas rocas que dan al mar. Sigue el cartel de “Cold Drinks” para encontrarlo. Sin palabras.

DÍA 2 | 9:00-DESPERTAR EN LAS MURALLAS

Vale la pena madrugar para ver como amanece la ciudad desde sus murallas. Y sin turistas. Tomando el camino desde la puerta de Pile, al oeste, recorremos el perímetro en sentido antihorario, dejando a nuestro paso unas increíbles vistas de la fortaleza de Lovrijenac, el Adriático con la isla de Lokrum en medio, el puerto…y un sinfín de tejados anaranjados, cúpulas y campanarios de iglesias. Una hora y media de silencio antes de la avalancha de turistas.

11:00 – UN MERCADO SIN SOUVENIRS

Si quieres ver una cara comercial lejos de las tiendas de souvenirs, acércate al mercado ambulante que montan en Gunduliceva poljana, junto al Palacio del Rector. Quesos, verduras y frutas frescas bajo un manto de sombrillas blanquirrojas que te recuerda que aún queda algún croata viviendo murallas adentro.

11:30 – WAR PHOTO LIMITED

Detrás de la reluciente imagen de Dubrovnik se encuentra su historia. Durante la guerra contra Serbia Dubrovnik fue asediada durante el 6 de diciembre de 1991 y recibió cerca de 2000 bombas durante ese año y el siguiente. A simple vista no quedan cicatrices de aquellas heridas. Una buena manera de conocer esa historia es acudir al museo War Photo Limited (Antuninska 6). Allí exponen fotoperiodistas internacionales de renombre que vivieron la guerra de la antigua Yugoslavia, así como de otros conflictos. Imprescindible.

12:00- LA PLAYA SECRETA

Es difícil encontrar un rincón a muchos kilómetros a la redonda de Dubrovnik donde no te topes con turistas. Y la playa a la que nos dirigimos es uno de ellos. A los pies de la fortaleza de Lovrijenac se encuentra una pequeña cala donde solo hay locales. Se accede desde la Od Tabakarije a través de una puerta con dintel de piedra. En su interior te aguarda una encantadora cala de cantos rodados en la orilla pidiendo a gritos un chapuzón y un bar en lo más alto de las terrazas.

14:00 – UNA TERRAZA CON VISTAS

Nadar entre aguas cristalinas despierta el apetito. Cerca de allí se encuentra el restaurante Orhan con una de las terrazas con mejores vistas (y menos curiosos y multitudes) de Dubrovnik. Con vistas a las murallas, a la fortaleza de Dubrovnik y a un pequeño embarcadero desde donde parten las excursiones en kayak. El marisco fresco, el risotto y la pasta están deliciosos. Tanto como para alargar la sobremesa sin ninguna prisa.

19:00- UNA PUESTA DE SOL DE ALTURA

Si callejear Dubrovnik es impresionante y verlo desde sus murallas de escándalo, ahora toca contemplarlo desde mucho más arriba. Cogemos el funicular (Ul. kralja Petra Krešimira IV) que lleva desde la parte norte de la ciudad hasta la montaña que aísla Dubrovnik del interior. Conforme va ascendiendo, las vistas van mejorando. En solo 4 minutos te plantas en el mirador que hay en la parte superior. Si haces que coincida con la puesta de sol, verás hasta las islas Elafiti teñidas de rojo. Un espectáculo diario.

DÍA 3

10:00 – PLAYA JUNTO A LAS MURALLAS

Antes de abandonar Dubrovnik te recomendamos una visita a la playa de Banje. A escasos minutos desde la puerta oriental de Ploce se encuentra esta playa de arenas doradas desde la que se observan las imponentes murallas de Dubrovnik. Un final refrescante para la gran joya croata. Para la Perla del Adriático.

¿CUÁNTO CUESTA? VUELOVueling Barcelona (10:15) – Dubrovnik (13:05) 134€· DORMIROld Harbour City Center Apartment (Od Tabakarije 15). Desde 55€ · The Pucic Palace (Od Puca 1, www.thepucicpalace.com). Desde 220€ · COMER: Orhan (Od Tabakarije 1, www.restaurant-orhan.com· Kamenice (Gunduliceva Poljana 8) · NO OLVIDES: Subir al funicular a la hora de la puesta de sol.

Deja un comentario